Contacto
Menu

La contaminación del aire: el asesino silencioso que reclama 7 millones de vidas cada año

Comparte en:

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
  • El 90 por ciento de la población mundial en riesgo por la contaminación del aire
  • 600,000 niños mueren prematuramente cada año por el aire contaminado
  • Experto de la ONU dice que los estados tienen la obligación legal de garantizar un ambiente saludable

GINEBRA (4 de marzo de 2019) – Más de 6 mil millones de personas, un tercio de los cuales son niños, inhalan regularmente aire tan contaminado que pone en riesgo su vida, su salud y su bienestar, dijo un experto de la ONU sobre derechos humanos y medio ambiente el día de hoy.

David Boyd dijo que la contaminación del aire, tanto dentro como fuera de las casas, es un asesino silencioso, a veces invisible, y prolífico, que es responsable de la muerte prematura de 7 millones de personas cada año, incluyendo 600.000 niños.

“Sin embargo, esta pandemia recibe una atención inadecuada ya que estas muertes no son tan dramáticas como las causadas por otros desastres o epidemias”, dijo el Relator Especial al Consejo de Derechos Humanos en Ginebra. “Cada hora, 800 personas se están muriendo, muchas después de años de sufrir, de cáncer, de enfermedades respiratorias o de enfermedades del corazón causadas directamente por respirar aire contaminado”.

Boyd dijo que el no garantizar un aire limpio constituía una violación de el derecho fundamental a un medio ambiente sano, un derecho legalmente reconocido por 155 Estados y que debería ser reconocido a nivel mundial.

“La gente no puede evitar inhalar cualquier contaminante que esté presente en el aire dentro de sus hogares o en sus comunidades”, dijo el experto. “Los contaminantes del aire están en todas partes, en gran parte causados ​​por la quema de combustibles fósiles para la electricidad, el transporte y la calefacción; como también, por actividades industriales en su mala gestión de desechos y de prácticas agrícolas”.

Las mujeres y los niños, que en muchos países menos ricos pasan mucho tiempo en casa, se ven afectados de manera desproporcionada por la contaminación del aire interior causada por la cocina, la calefacción o la iluminación a base de combustibles sólidos y queroseno.

El Relator Especial enfatizó que la contaminación del aire era un problema que puede ser prevenido. Luego, hizo un llamado a los Estados para que cumplan con sus obligaciones legales de garantizar un aire limpio, que es esencial para cumplir con los derechos a la vida, la salud, el agua y el saneamiento, a una vivienda adecuada y a un ambiente saludable.

El Relator ONU identificó siete pasos clave que cada estado debe tomar para garantizar un aire limpio y cumplir con el derecho a un ambiente saludable: monitorear la calidad del aire y los impactos en la salud humana; evaluar las fuentes de contaminación del aire; poner la información a disposición del público, incluidos los avisos de salud pública; establecer leyes, reglamentos, normas y políticas de calidad del aire; desarrollar planes de acción para la calidad del aire a nivel local, nacional y, si es necesario, regional; implementar el plan de acción de calidad del aire y hacer cumplir las normas; evaluar el progreso; y, si es necesario, fortalecer el plan para garantizar que se cumplan las normas.

“Hay muchos ejemplos de buenas prácticas, como programas en India e Indonesia que han ayudado a millones de familias pobres a cambiar a tecnologías de cocina más limpia y a los Estados que están eliminando con éxito el uso de centrales eléctricas de carbón”, dijo Boyd. “Muchas acciones para garantizar un aire más limpio pueden diseñarse para reducir simultáneamente las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el cambio climático, lo que resulta en un doble dividendo”.

FIN

David R. Boyd (Canadá) fue nombrado Relator Especial de las Naciones Unidas sobre derechos humanos y medio ambiente por un período de tres años a partir del 1 de agosto de 2018. Es profesor asociado de derecho, política y sostenibilidad en la Universidad de British Columbia.

Los Relatores Especiales son parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos especiales, el mayor cuerpo de expertos independientes en el sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y supervisión del Consejo. Los titulares de mandatos de los Procedimientos Especiales son expertos independientes en derechos humanos nombrados por el Consejo de Derechos Humanos para abordar situaciones específicas de los países o cuestiones temáticas en todo el mundo. No son personal de la ONU y son independientes de cualquier gobierno u organización. Sirven a título personal y no reciben un salario por su trabajo.


Para obtener más información y consultas de los medios, comuníquese con: Soo Young Hwang (+41 22 917 9267 / shwang@ohchr.org)

Para consultas de medios relacionadas con otros mandatos de la ONU: Jeremy Laurence, Derechos Humanos de la ONU – Unidad de medios (+ 41 22 917 9383 / jlaurence@ohchr.org)


ONU Derechos Humanos-América del Sur, síganos en las redes sociales

Facebook: www.facebook.com/ONUdh

Twitter: www.twitter.com/ONU_derechos

YouTube: www.youtube.com/onuderechos

Objetivos de Desarrollo Sostenible Relacionados

Ir arriba