Contacto
Menu

Título en Mantenimiento

Comparte en:

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print

BRASILIA / GINEBRA (20 de diciembre de 2013) – La relatora especial de las Naciones Unidas sobre el derecho al agua y el saneamiento, Catarina de Albuquerque, instó hoy a las autoridades brasileñas a nivel federal, estatal y local a dar prioridad a los más pobres y marginados, “para asegurar la eliminación progresiva de las desigualdades en el país y que todos tengan acceso a agua y saneamiento.”

“Nadie debe ser dejado de lado”, afirmó Catarina de Albuquerque al final de su primera misión oficial a Brasil, destinada a evaluar los avances y desafíos que el país todavía enfrenta en la realización de los derechos humanos al agua y al saneamiento.

La experta valoró los importantes avances logrados por Brasil en la realización de los derechos al agua y saneamiento. “El PlanSab recién adoptado es un excelente documento que guiará las acciones a nivel nacional en los próximos 20 años”, dijo. “También quedé positivamente impresionada con los compromisos financieros de alrededor de 300 millones de dólares asignados por el presupuesto federal para el sector.”

“Sin embargo, Brasil es un país de contrastes”, dijo la Relatora Especial. “Me sorprendió por la pobreza que observé y la falta de acceso a servicios de saneamiento por segmentos importantes de la población. Se trata fundamentalmente de personas que viven en barrios marginales y zonas rurales”.

“La situación de las personas de los barrios marginales y asentamientos informales no puede ser olvidada. Y, a pesar de reconocer los progresos realizados en este ámbito, la verdad es que todavía hay millones de brasileños viviendo en situaciones deplorables, donde el acceso a servicios de saneamiento no pasa de ser un sueño lejano”.

“A pesar de los ejemplos positivos en términos de la participación social en el contexto de algunos de los programas sociales y las instituciones de gobierno, me impresionó especialmente durante mi contacto con muchos brasileños que en varias ocasiones – en las diferentes regiones que visitamos – me dijeron que todavía se sentían invisibles y olvidados por las autoridades públicas.”

Catarina de Albuquerque documentó profundas desigualdades en el acceso a servicios de saneamiento entre las diferentes regiones del país, siendo la región septentrional la más afectada. Mientras que en Sorocaba (São Paulo), la tasa de tratamiento de aguas residuales es del 93,6%, en Macapá (Amapá) es sólo del 5,5%. ”

En el área de tratamiento de residuos, la experta explicó que “la baja tasa de cobertura no corresponde a los avances logrados por el Brasil moderno en otras áreas, ya que el 52% de la población todavía no tiene alcantarillado y sólo el 38% de las aguas residuales recolectadas son tratadas. Esto lleva a muchos a vivir con sus propios residuos en la puerta de casa”.

“El hecho de que Brasil aún tiene 8 millones de personas que practican la defecación al aire libre todos los días es inaceptable y una afrenta a la dignidad humana. La eliminación de la defecación al aire libre debe ser una prioridad inmediata”, subrayó Albuquerque.

Durante su misión, la Relatora Especial recibió varias quejas de personas que sufren de diarrea y otras enfermedades transmitidas por el agua en mal estado y la falta de alcantarillado.

“Otra de las preocupaciones de muchas personas es el alto precio de las tarifas de agua y alcantarillado, especialmente en los lugares donde estos servicios se han delegado a empresas que están logrando grandes ganancias”, advirtió el ponente. “La gente me explicó que se sentía asfixiada por las altas facturas que deben pagar y representan una parte muy importante del presupuesto familiar.”

“Termino mi misión al Brasil con una sensación a la vez dulce y amarga, dijo la Sra. de Albuquerque. “Dulce, debido a los progresos realizados, la visón de que el gobierno tiene para el sector público y el compromiso de apoyar a los más vulnerables. Amarga, porque tengo presento las voces y los rostros de muchos brasileños que he conocido y he hablado en los últimos 10 días, y para los que el derecho humano al agua y al saneamiento es todavía una realidad distante y que aún viven en la sombra de una sociedad en la rápido desarrollo”.

“Creo, sin embargo, que Brasil está en condiciones de seguir avanzando en el derecho humano al agua y al saneamiento, dando prioridad a las poblaciones más vulnerables, pobres y marginados”, subrayó el ponente.

Del 9 al 19 de diciembre de la experta independiente visitó Brasilia, Río de Janeiro, São Paulo, Fortaleza y Belém do Pará, donde se reunió con las autoridades federales y locales, las organizaciones de la sociedad civil y los proveedores de servicios. También visitó varias zonas rurales y barrios marginales con el fin de obtener información de primera mano con respecto a los desafíos que todavía existen en la realización de este derecho humano.

La Relatora Especial presentará un informe completo a una futura reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que incluirá el informe final y las recomendaciones para el gobierno brasileño.

(*) Lea la declaración final de la misión de la Relatora Especial (en inglés): http://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=14127&LangID=E

Catarina de Albuquerque es la primera Relatora Especial de la ONU sobre el derecho al agua potable y al saneamiento. Fue nombrada por el Consejo de Derechos Humanos en 2008. Catarina de Albuquerque es profesora en las Facultades de Derecho de la Universidad de Braga, Coimbra, y Washington College of Law de la American University. Ella es asesora jurídica de alto nivel para la Oficina del Procurador General de Portugal. Obtenga más información en: http://www.ohchr.org/EN/Issues/WaterAndSanitation/SRWater/Pages/SRWaterIndex.aspx

Objetivos de Desarrollo Sostenible Relacionados

Ir arriba