UN Photo/Manuel Elias

Informe ONU advierte sobre el alcance y efecto alarmantes de las represalias contra víctimas, activistas y defensores de derechos humanos

15 de septiembre, 2018

UN Photo/Manuel EliasGINEBRA (12 de septiembre de 2018) – Globalmente, existen personas que enfrentan duras represalias e intimidación por cooperar con las Naciones Unidas en relación con los derechos humanos, una “práctica vergonzosa”, advirtió un importante informe de la ONU. Esta tendencia disuade a otras personas de cooperar con la ONU y provoca “autocensura”.

El informe anual sobre represalias del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, el noveno de este tipo, detalla casos país por país en dos anexos, incluyendo alegaciones de asesinatos, torturas y malos tratos, arrestos y detenciones arbitrarias, vigilancia, criminalización y campañas públicas de estigmatización dirigidas a víctimas y defensores de derechos humanos.

El informe incluye denuncias de represalias e intimidación documentadas en un total de 38 países. Algunos de los Estados actualmente son miembros del Consejo de Derechos Humanos. Algunos han aparecido en el informe anual sobre represalias casi todos los años desde que este se instituyó en 2010*.

“Los casos de represalias e intimidación detallados en este informe y sus dos anexos representan la punta del iceberg, mientras que recibimos información de muchos más. También estamos viendo cada vez más obstáculos legales, políticos y administrativos que se utilizan para intimidar -y silenciar- a la sociedad civil”, dijo Andrew Gilmour, Asistente del Secretario General de la ONU para los Derechos Humanos, alto cargo de la organización designado para abordar este tema, quien presentará el informe ante el Consejo de Derechos Humanos el 19 de septiembre de 2018.

El informe señala que algunas leyes aplicadas selectivamente y nueva legislación son utilizadas para limitar y obstaculizar a las organizaciones que son más susceptibles de cooperar con la ONU. Esto incluye la restricción de su capacidad para asegurar y mantener el financiamiento, especialmente de donantes extranjeros.

El impacto del miedo a las represalias no solo es visible en el terreno, donde el personal de las Naciones Unidas a menudo se encuentra con personas que temen hablar con ellos, sino también en las sedes de Nueva York, Ginebra, y en otros lugares, dice el informe.

El informe destaca una “tendencia inquietante en el uso de argumentos de seguridad nacional y estrategias antiterroristas por parte de los Estados como justificación para bloquear el acceso de las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil a las Naciones Unidas”. Señala que varias ONG, defensores de los derechos humanos, activistas y expertos han sido etiquetados como “terroristas” por sus gobiernos. Los casos denunciados incluyen individuos u organizaciones inculpados formalmente por terrorismo, acusados de cooperar con entidades extranjeras o de dañar la reputación o la seguridad del Estado.

“Los Estados han invocado con frecuencia la lucha contra el terrorismo como la razón por la cual se le debería denegar el acceso a la participación en las Naciones Unidas a una organización o un individuo. A pesar de la amenaza real global del terrorismo, este tema debe abordarse sin comprometer el respeto por los derechos humanos”, dice el informe.

Si bien la mayoría de los casos documentados fueron perpetrados, o al menos tolerados, por funcionarios del Estado, las violaciones por parte de actores no estatales también deben tomarse en serio, según el informe. Los ciudadanos, los actores corporativos y los grupos no estatales deben asimismo rendir cuentas.

El amplio alcance de las represalias inhibe el trabajo de la ONU de muchas maneras, incluido en contextos de conflicto, cuando se brinda asistencia humanitaria o en la protección de civiles; y en el contexto de desarrollo, donde los miembros de la comunidad que participan en proyectos relacionados con tierras y recursos se encuentran frecuentemente con un ambiente hostil.

El informe reconoce que las Naciones Unidas deben fortalecer la recogida de información sobre actos de intimidación y represalias, incluyendo hacer más para garantizar que los incidentes experimentados por defensoras de derechos humanos así como lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales estén documentados, desglosados y adecuadamente analizados. También anima a todas las partes interesadas a reportar denuncias de intimidación y represalias por cooperar con la ONU en materia de derechos humanos a medida que ocurran, para asegurar el seguimiento y la acción.

“Como ha dicho el Secretario General, todos deberíamos estar profundamente impactados e indignados por la medida en que los actores de la sociedad civil sufren represalias por su trabajo, incluso cuando cooperan con la ONU. Pero la conmoción y la ira deben traducirse en una acción real. Los gobiernos pueden hacer mucho más para detener las represalias, garantizar que no vuelvan a ocurrir y hacer rendir cuentas a los responsables de estas acciones”, dijo Gilmour.

El informe hace un llamamiento a los Estados para que hagan un seguimiento de los casos incluidos en los informes actuales y anteriores y proporcionen respuestas sustantivas.

——————–

*  Los 29 países en los que se enumeran casos nuevos en el informe y en el Anexo I (por orden alfabético) son: Arabia Saudita, Bahréin, Camerún, China, Colombia, Cuba, Egipto, Federación de Rusia, Filipinas, Guatemala, Guyana, Honduras, Hungría, India, Israel, Kirguistán, Maldivas, Malí, Marruecos, Myanmar, República Democrática del Congo, Ruanda, Sudán del Sur, Tailandia, Trinidad y Tobago, Turquía, Turkmenistán, Venezuela (República Bolivariana de) y Yibuti.

También se incluyen los casos de seguimiento / en curso en relación con los siguientes 19 países (por orden alfabético) en el Anexo II: Arabia Saudita, Argelia, Bahréin, Burundi, China, Egipto, India, Irán (República Islámica de), Iraq, Japón, México, Marruecos, Myanmar, Pakistán, Ruanda, Tailandia, Emiratos Árabes Unidos, Uzbekistán y Venezuela.

FIN

Accede al informe completo en español: (A/HRC/39/41)

Mira el video de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU sobre represalias

Para más información y solicitudes de medios, comuníquese con: Rupert Colville – + 41 22 917 9767 Liz Throssell – + 41 22 917 9466 / ethrossell@ohchr.org o Ravina Shamdasani – + 41 22 917 9169 / rshamdasani@ohchr.org.

Fuente: ACNUDH

Traducción: ACNUDH América del Sur

Este año 2018 se conmemora el 70º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, aprobada por las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948. La Declaración Universal, traducida a la cifra récord de 500 idiomas, se basa en el principio de que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. La DUDH sigue siendo pertinente para todos, cada día. Con el fin de honrar el 70º aniversario de este documento que tan extraordinaria influencia ha ejercido, instamos a todas las personas a Defender los derechos humanos: www.standup4humanrights.org.

ONU Derechos Humanos-América del Sur, síganos en las redes sociales

Facebook: www.facebook.com/ONUdh

Twitter: www.twitter.com/ONU_derechos

YouTube: www.youtube.com/onuderechos

 



Dirección > Av. Dag Hammarskjöld 3269,Vitacura, Santiago de Chile

Teléfono > (56 2) 2210-2970

Email > ohchr-santiago@ohchr.org

이진