Foto: Naciones Unidas

Experto ONU urge a los gobiernos a acabar con la “demonización” de los medios críticos y a proteger a los periodistas

2 de mayo, 2017

Foto: Naciones Unidas

Día Mundial de la Libertad de Prensa – Miércoles 3 de mayo de 2017

GINEBRA (2 de mayo de 2017) – En referencia al Día Mundial de la Libertad de Prensa, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión, David Kaye, quien fue designado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para monitorear la libertad de los medios y la seguridad de los medios a nivel global, publicó la siguiente declaración:

“En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, el mundo reconoce el rol que juegan los medios libres en la sociedad democrática. Sin embargo, todos los días del año, incluido el Día Mundial de la Libertad de Prensa, aquellos que ejercen el periodismo se enfrentan a la censura, la criminalización, el acoso y, con demasiada frecuencia, a ataques físicos y asesinatos. Los gobiernos deben actuar para garantizar la libertad de prensa, liberar a los periodistas detenidos y poner fin a la demonización pública de los medios críticos.

No hay duda de que los propios periodistas tienen trabajo para mantener o construir confianza dentro de sus propias sociedades. En algunas regiones, la naturaleza expansiva y descentralizada de los medios contemporáneos, con una fuerte dependencia económica en la publicidad, el espectáculo e ítems cuyo objetivo principal es llamar la atención hacia un sitio web, ha obligado a los medios de comunicación a asumir riesgos que no siempre son recompensados.

En otras áreas, la concentración de los medios y la dominación estatal de los medios evitan la presentación de reportajes independientes. Los periodistas independientes en todas partes deben confrontar historias que son intencionalmente engañosas y erróneas (tales como “noticias falsas” y desinformación), y se ven obligados a dedicar recursos cada vez más escasos a corregir el registro y proporcionar acceso a información precisa.

El trabajo del periodismo como un vigilante público del gobierno se ha vuelto cada vez más difícil, pero cada vez más importante, en nuestra era digital.

En este Día Mundial de la Libertad de Prensa,  si bien se reconoce el arduo trabajo que aún existe para  los periodistas y editores de fortalecer su rol esencial de proveer a todas y todos con acceso a la información, es mucho más importante dirigir la atención a aquellos gobiernos y líderes políticos que trabajan incesantemente para socavar no solo la práctica del periodismo, sino el derecho del que todos gozamos bajo el derecho internacional de los derechos humanos a buscar, recibir e impartir información e ideas de todo tipo, independiente de las fronteras y a través de cualquier medio.

Demasiados líderes ven al periodismo como el enemigo, a los reporteros como actores poco fiables, a los usuarios de Twitter como terroristas y a los blogueros como blasfemos.

El acoso gubernamental hacia los medios es una crisis mundial. En esta crisis, llamo a todos los gobiernos a tomar medidas para proteger y promover el periodismo independiente. Específicamente, llamo a aquellos en posiciones de autoridad a:

– Liberar a todos los detenidos por ejercer su derecho a la libertad de expresión. Cientos de periodistas están detenidos en prisiones alrededor del mundo al día de hoy, pero nadie debería ser detenido por esta razón.

– Derogar legislaciones manifiestamente inconsistentes con la libertad de expresión. Demasiados Estados legislan de maneras que directamente socavan el periodismo y la libertad de expresión. Deberían derogar leyes que, entre otras cosas, criminalizan la difamación, en particular las leyes que penalizan el insulto de las autoridades gubernamentales o lesa majestad; permitir la investigación o enjuiciamiento de quienes denuncien el terrorismo; y criminalizar la denuncia de “noticias falsas” o la “propagación de rumores”.

– Tomar acciones para investigar y hacer rendir cuentas a todos los responsables de ataques a periodistas. El año pasado, reiteradamente hubo ataques a periodistas, dejando a muchos muertos o heridos. A menudo, grupos terroristas llevan a cabo tales ataques para silenciar a la oposición, a secularistas o ateos. Con mucha frecuencia, las amenazas no se enfrentan con una protección efectiva por parte de las fuerzas de orden y seguridad, o posteriormente, con una investigación y enjuiciamiento genuinos. Los Estados necesitan hacer de la rendición de cuentas una prioridad.

– Resistir a la tentación de ordenar a los sitios web críticos que eliminen el contenido o bloqueen las fuentes de información en línea. Los Estados están bloqueando cada vez más los sitios web, ordenando a plataformas eliminar contenido y, en algunas circunstancias, ordenando el cierre de servicios de red. Mientras las expresiones que incitan a la violencia pueden estar sujetas a prohibición y se pueden imponer restricciones cuando sea necesario y proporcionado para proteger intereses legítimos, estas restricciones a menudo fallan en estas pruebas básicas. La caída y el cierre de sitios típicamente interfieren con la libertad de los medios y niegan a los individuos el acceso mundial a la información en el interés público.

– Evitar la vigilancia a los periodistas. Los gobiernos han ido expandiendo su autoridad legal y capacidad técnica para recopilar información sobre periodistas y sus fuentes. Esta vigilancia tiene costos severos para las sociedades democráticas, afectando negativamente a la libertad de expresión y amenazando a fuentes y denunciantes preocupados por la rendición de cuentas.

– Cesar la demonización pública de los medios críticos. Los líderes políticos describen cada vez más a reporteros y otros que recopilan y comparten información en términos degradantes. Estimular el odio contra los medios puede servir a las ambiciones de corto plazo de los poderosos, pero tendrá un impacto perjudicial a largo plazo sobre el derecho a la información y el proceso democrático.”

FIN

 

El Sr. David Kaye (EE.UU.) fue designado como Relator Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión en agosto de 2014 por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Como Relator Especial, el Sr. Kaye, forma parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, es el nombre general de los mecanismos de investigación y monitoreo del Consejo de Derechos Humanos para hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no perciben un salario por su labor. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual.

El informe del Sr. Kaye a la Asamblea General de la ONU en octubre de 2016 destacaba una serie de amenazas a la libertad de expresión en todo el mundo.

Acceda al informe de octubre de 2015 del Sr.Kaye sobre la protección de fuentes y denunciantes.

Para más información y solicitudes de prensa por favor contactar a Azin Tadjdini (+41 22 917 9400 / atadjdini@ohchr.org) or write to freedex@ohchr.org.

Para consultas de prensa sobre otros expertos independientes de la ONU: Xabier Celaya, OHCHR Media Unit (+ 41 22 917 9383 / xcelaya@ohchr.org)

 

Acceda aquí a este comunicado de prensa (inglés)

 

ONU Derechos Humanos-América del Sur, síganos en las redes sociales

Facebook: www.facebook.com/ONUdh
Twitter: www.twitter.com/ONU_derechos
YouTube: www.youtube.com/onuderechos
Flickr: www.flickr.com/onuderechos

Revise el Índice Universal de Derechos Humanos: uhri.ohchr.org



Dirección > Av. Dag Hammarskjöld 3269,Vitacura, Santiago de Chile

Teléfono > (56 2) 2210-2970

Fax > (56 2) 2321-7750

Email > ohchr-santiago@ohchr.org

이진