Experto ONU insta a los Estados a proteger las libertades de expresión y de religión o creencia que se “refuerzan mutuamente”

5 de marzo, 2019

GINEBRA (5 de marzo de 2019) – Los Estados deben intensificar las medidas para proteger la libertad de religión o de creencia, dijo hoy un experto en derechos humanos de la ONU, citando preocupaciones sobre el creciente uso de las leyes anti-blasfemia y la imposición de sanciones penales draconianas por expresar opiniones sobre temas religiosos.

“La creciente aplicación de limitantes a la libertad de expresión, incluidas las nuevas limitaciones legales y extralegales por parte de actores estatales y no estatales, está teniendo un impacto a nivel mundial preocupante en materias de libertad religiosa o de creencia “, dijo Ahmed Shaheed, Relator Especial de la ONU sobre la libertad de religión o de creencia, ante el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

“La libertad de religión o creencia y la libertad de expresión están estrechamente relacionadas entre sí y se refuerzan mutuamente cuando se ejercen dentro del marco legal establecido por el derecho internacional de los derechos humanos. En consecuencia, donde observamos los abusos de un derecho, es probable que veamos que se está preparando el escenario para los abusos del otro “, añadió.

En su informe al Consejo, Shaheed presentó ejemplos de restricciones a la libertad de expresión, incluidas medidas de orden público, leyes anti-blasfemia, leyes anti-proselitistas y anti-apostasía, así como también políticas para combatir el odio y el extremismo religiosos.

  • Asia Bibi, una mujer cristiana pakistaní condenada a muerte por blasfemia en 2010. Según los informes, Bibi fue acusada de profanar la copa destinada a sus colegas musulmanes después de beber agua desde la misma, alegando que como cristiana era “impura” y estaba prohibida de usar los mismos utensilios que los musulmanes.
  • Ashraf Fayadh, poeta y artista palestino, que fue condenado a muerte en el Reino de Arabia Saudita por apostasía en 2015, después de lo cual un tribunal de apelaciones conmutó la sentencia a ocho años de prisión y 800 latigazos. Fue acusado de apostasía porque supuestamente cuestionaba la religión y promovía el ateísmo a través de su poesía. El Sr. Fayadh sigue siendo un preso de conciencia, detenido por la mera expresión pacífica de su opinión.
  • “Pussy Riot”, el grupo de protesta feminista rusa de punk rock que interpretó brevemente (y se filmó interpretando) una canción considerada crítica de las autoridades el 21 de febrero de 2012 en la parte restringida donde se encuentra el altar en la iglesia ortodoxa rusa más grande de Moscú. Los miembros de la banda fueron arrestados y acusados ​​penalmente de vandalismo.
  • La adopción de una enmienda al código penal de Nepal en 2017, que penaliza el “daño al sentimiento religioso” y la conversión religiosa.

Shaheed dijo que casi 70 estados tienen leyes anti-blasfemia, y 30 tienen leyes anti-apostasía. En algunas jurisdicciones, cualquiera de estas leyes o ambas pueden prever el uso de la pena de muerte.

“Ha habido un resurgimiento de las leyes contra la blasfemia y contra la apostasía, una proliferación y una creciente confianza en las leyes de orden público para limitar la expresión considerada ofensiva para las comunidades religiosas o de creencias, junto con el aumento de las inversiones en estrategias que combaten la expresión. Incitando a las personas a la discriminación, hostilidad o violencia contra las personas por motivos de religión o creencias “, dijo el Relator ONU. Al mismo tiempo, agradeció que algunos países hayan revocado recientemente sus antiguas leyes contra la blasfemia.

Shaheed instó a los Estados a desarrollar estrategias para abordar los problemas que se guiarán por iniciativas internacionales como el Plan de Acción de Rabat, que buscan operacionalizar las obligaciones de los Estados para responder a cualquier promoción del odio religioso. El Relator también destacó que la Declaración de Beirut sobre “Fe por los derechos”fue una fuente de orientación importante e inspiración para la acción.

FIN

Ahmed Shaheed(Maldivas) fue nombrado Relator Especial sobre la libertad de religión o decreencia por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en 2016. El Sr. Shaheed es profesor visitante en la Universidad de Essex, Reino Unido; un ex miembro de la Comisión presidencial de Maldivas que investiga la corrupción; y asesor de política exterior del Presidente de Maldivas. Fue Ministro de Relaciones Exteriores de Maldivas de 2005 a 2007 y de 2008 a 2010. Dirigió los esfuerzos del país para firmar y ratificar los nueve Convenios internacionales de derechos humanos y para aplicarlos en la legislación y la práctica.

Los Relatores Especiales son parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos especiales, el mayor cuerpo de expertos independientes en el sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y supervisión del Consejo. Los titulares de mandatos de los Procedimientos Especiales son expertos independientes en derechos humanos nombrados por el Consejo de Derechos Humanos para abordar situaciones específicas de los países o cuestiones temáticas en todo el mundo. No son personal de la ONU y son independientes de cualquier gobierno u organización. Sirven a título personal y no reciben un salario por su trabajo.


Para consultas y solicitudes de medios, comuníquese con:
Sra. Vanessa Asensio Pérez (+41 79 444 6129 /
vasensioperez@ohchr.org ) o escriba a freedomofreligion@ohchr.org

Para consultas de medios relacionadas con otros mandatos de la ONU:
Jeremy Laurence, Derechos Humanos de la ONU – Unidad de medios (+ 41 22 917 9383 / jlaurence@ohchr.org)


ONU Derechos Humanos-América del Sur, síganos en las redes sociales

Facebook: www.facebook.com/ONUdh

Twitter: www.twitter.com/ONU_derechos

YouTube: www.youtube.com/onuderechos




Dirección > Av. Dag Hammarskjöld 3269,Vitacura, Santiago de Chile

Teléfono > (56 2) 2210-2970

Email > ohchr-santiago@ohchr.org

이진